Arrival (La llegada) por Denis Villanueve

Por María José Sequera Escobar

Arrivel (2016) es una palícula, estadounidense considerada un drama/ciencia ficción, dirigida por Denis Villanueve, y escrita por Eric Heisser, relata la historia de doce naves alienígenas que llegan a la Tierra con más de 450 metros de altura estas aterrizaron todo el planeta. La aventura comienza cuando la experta en lingüística Louise Banks (Amy Adams) y el físico Ian Donnelly (Jeremy Renner), deben descifrar el mensaje que tiene para la humanidad.

Louise viajará hasta Montana, Estados Unidos, junto al físico Ian Donnelly juntos tendrán la labor de trabajar para encontrar los patrones de la lengua que pretenden descifrar y llegar así a las respuestas para las cuestiones que arroja este sorprendente suceso. Ante la amenaza de una posible guerra de escala global a ojos de las discrepancias entre las estrategias a seguir, los líderes de los países involucrados deben llegar a un acuerdo para que la situación no se complique aún más y evitar así un conflicto cuyas consecuencias podrían ser catastróficas para la raza humana.

La llegada (Arrivel), tiene varios elementos interesantes. El primero de ellos es que aunque es la historia clásica de visita extraterrestre, lo que la hace interesante es que en elemento de ciencia ficción el planteamiento de Villanueve se va poco a poco desligado del género sin por ello dejar de serlo. La segunda de ella es el tiempo basándose en dos tiempos, vemos por un lado la vida de la doctora Louise quien debe superar un trauma personal, y, por otro lado, a la necesidad de encontrar una manera de comunicarse con los extraterrestres con el fin de saber cuáles son las verdaderas intenciones de su llegada. El tercero es que estos dos personajes se dan cuenta que las imágenes circulares rompen el sentido de lectura secuencial de los lenguajes terrestres y que crea un entendimiento del tiempo simultáneo; una ruptura, entonces, en la que nuestra concepción temporal, es nuestra manera de percibir la realidad, y queda suspendida. Un poco basándose en la historia de Chiang, quien ya planteaba esto, jugaba con el lenguaje literario para ir creando un relato en el que el lector lee un futuro que, en verdad, es pasado, con un presente que vincula lo anterior para conseguir que el juego lingüístico pusiera en duda nuestra percepción de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *