El Rey León: De la monarquía parlamentaria, a la dictadura del proletariado.

Escrito Por: https://www.facebook.com/dilancymaysierra/

El Rey León es originalmente una película animada de Disney de 1994 dirigida por Rob Minkoff, Roger Allers. Este 2019 se ha estrenado un remake de la misma dirigida por Jon Favreau, con una técnica de animación en 3D, entrando en lo que la corporación del Ratón Mickey ha llamado live-action; remakes de películas clásicas animadas que se rehacen con actores verdaderos.

Si bien en el caso de esta película los animales no son de carne y hueso, la técnica de animación es tan realista que parecen verdaderos habitantes del Serengeti.

La película se podría resumir así:

Tras el asesinato de su padre, Simba, un joven león, es apartado su reino y tendrá que descubrir con ayuda de amigos de la sabana africana el significado de la responsabilidad y la valentía.

Más tarde volverá para recuperar el control de su reino. En ambas películas esta historia continúa prácticamente inalterable.

El Rey León es quizá una de las películas más controvertidas de Disney,

primero porque se trata de su primera película “original”; sin embargo, ya durante su estreno se comentaba que era en realidad el plagio de un animé japonés titulado Janguro Tatei creado por el maestro Osamu Tezuka, creador de Astro Boy.

Este animé, conocido en América Latina como Kimba El León Blanco tiene muchísimas similitudes con Simba El Rey León.

Kimba El León Blanco se trata de la historia de un cachorro león, cuyo padre es asesinado, su madre es capturada para ser vendida a un zoológico y él es lanzado al mar por su madre para evitar su cautiverio.

Sin embargo, tras su muerte, el padre de Kimba es reemplazado por un tiránico león que se ha erigido en rey con el apoyo de las hienas y una pantera. Kimba busca defenestrar al ilegitimo rey, mientras es ayudado por una pequeña leona y un tucán.

Además de las similitudes que usted pueda observar en ambas historias cabe destacar que el boceto original de Simba en 1994 se trataba del dibujo de un león blanco; por lo que la historia de Disney parece menos original que la moda de caminar en dos piernas.

A pesar de ello, tanto los creadores de Kimba como los de Simba coincidieron en que las similitudes de ambas historias eran una mera coincidencia, por lo que quedaron en el olvido las posibles demandas por plagio que se pudieran suscitar.

Pero la controversia no se detiene allí.

Tras más de una década de su estreno en 2008, el profesor y exasesor del gobierno Venezolano Juan Carlos Monedero aseguró que la película de Disney de 1994 contenía un discurso ideológico anti islam, no solo por el parecido de Scar con Ruhollah Jomeiniel, gobernante de Siria, sino por los elementos simbólicos asociados a la presencia de este personaje en la película: la media luna del islam esta presente en algunos de los momentos más importantes de Scar en el filme.

Además, por la misma época, la escritora española Carmen Pacheco aseguró que El Rey León era una película machista y homófoba.

Sobre esta película existen una serie de aseveraciones y críticas sobre su carácter simbólico con las cuales uno puede o no estar de acuerdo; pero que definitivamente son interesantes.

¿De qué manera alguien podría asegurar que El Rey León es una película en la que existe un discurso anti islam, anti LGBT o anti nazi?

Bueno, muy sencillo; y discúlpenme si peco de reduccionista, pero se trata de que en el cine nada queda a la suerte.

Los grandes cineastas y ejecutivos de la industria son personas muy cultas y en general, capaces de tomar un símbolo y re-contextualizarlo.

Podemos observar un ejemplo de esto si comparamos la película Dumbo de Disney (1941) y El Triunfo de la Voluntad de Leni Refienstahl (1935), algo que salta de manifiesto es que en momentos diferentes de ambas películas, se ve sobre el suelo la imagen de algo que esta volando en el cielo.

En el caso de Dumbo se trata del elefantico de las grandes orejas, quien más tarde en la película firmará un contrato para fabricar aviones con su estampa.

En el caso de El Triunfo de la Voluntad se trata del avión en el que se encuentra viajando Hitler. Por si esto no fuera suficiente, en el caso de ambas películas la composición interna del plano cinematográfico es bastante similar.

Es así como partir de la construcción este tipo de imágenes a lo largo de ambas películas se podría concluir que al menos desde el punto de vista estético existe una obvia influencia de la cinematografía de Leni Rufenstahl sobre los creadores de Dumbo, una señora que a pesar de que usted este enterándose de ella ahorita, en 1940 era muy conocida, pues sus películas son, desde el punto de vista estético, obras de arte reconocidas y su carácter propagandístico era para la época un tema muy serio; por lo que seguramente, al menos uno de los creadores de Dumbo debieron haber visto la obra de Rufenstahl.

Si bien esto no quiere decir que Dumbo sea pro nazi, si implica que la película fue evidentemente influenciada por la obra de Rufenstahl.

Después de establecer la influencia estética de la película es necesario establecer el contenido del discurso cinematográfico. El cine tiene algo llamado subtexto que se refiere al contenido implícito del relato que estamos viendo; y regresando a El Rey León, es necesario comprender que en el mundo de la película se establece como sistema de gobierno una monarquía parlamentaria y no una monarquía absoluta.

Si a usted le resulta algo ilógico esto, le recuerdo que estamos hablando de una película en la que hay animales que hablan y tienen un sistema de gobierno.

La primera diferencia que salta a la vista es el cambio de discurso en cuanto al rol de los monarcas o gobernantes ante el pueblo y si bien en la película de 1994 Mufasa le muestra y le explica a Simba que todo lo que toca la luz del sol es suyo por derecho y debe resguardarlo; en la del 2019, Mufasa le explica a Simba que el reino es todo lo que toca el sol, pero no es de su propiedad, ya que su rol como monarca no es apropiarse de los seres y bienes del territorio, sino resguardar el equilibrio que debe existir en la cohabitabilidad de las criaturas del reino.

El derecho divino de reinar sobre los más débiles cambia por el deber de protegerlos y hacer un buen gobierno para todos, excepto para las hienas que representan al proletario.

En el caso de las hienas, en la película de 1994 parecen vivir en un sistema anárquico, sin un sistema de gobierno definido y en la del 2019 si lo tienen: la hembra actúa como si se tratara de una líder cuyas órdenes son acatadas por sus subalternos sin titubeo alguno.

Allí entra Scar, el hermano e Mufasa, quien encarna el resentimiento ante la negación de lo que pareciera su legítimo derecho a gobernar y que es utilizado como móvil para establecer con las hienas un pacto en el que promete la construcción un sistema de gobierno de carácter populista en el que las hienas podrán disfrutar de los recursos de todo el Reino, sin restricciones, con la única condición de que lo apoyen para tomar el control y así someter a las leonas que son la legítima clase gobernante.

Las hienas apoyan a Sacar quien tras el asesinato del rey y el destierro de su sucesor se erige como el nuevo gobernante de una nueva era populista en la que el proletario gobierna sobre los leones y consume todos los recursos del reino sin pensar en el futuro.

Mufasa logra huir con vida y refugiarse en un oasis en donde reina la antipolítica, encarnada por Timón y Pumba, en donde la concepción del tiempo y el espacio deja de ser cíclica para ser lineal y donde nadie es gobernado y todos existen en un sistema individualista: nadie se ocupa de nadie y nadie aspira u ostenta el poder; no existe la necesidad de establecer un sistema de gobierno y la presencia de un león salvaguarda este modelo de vida.

La película termina con el golpe de estado que el legítimo heredero del reino le propina a su tío Scar, quien usurpó el poder y estableció un gobierno populista que ha llevado al reino a la ruina. Tras su asunción al poder, el joven rey logra la restauración el reino y el restablecimiento del estatus quo de las cortes y de la clase gobernante.

Queda claro que el discurso de la nueva película de Disney nos muestra las consecuencias del establecimiento de los sistemas de gobiernos populistas y que a su vez establece que el rol de los gobernantes es erigirse como salvaguardas y no propietarios del destino de sus pueblos.

4 comentarios de “El Rey León: De la monarquía parlamentaria, a la dictadura del proletariado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *