¿Fue un error subtitular a ‘Roma’ en España? Una mirada a la polémica que generó la película mexicana de Alfonso Cuarón.

La polémica que rodea en este momento a la película ‘Roma’, del mexicano Alfonso Cuaron, que a pesar de ser rodada en español, tiene subtítulos para el púbico de España.

Suena raro, pero es cierto: está en español de España y eso no le ha gustado ni poquito a su creador, que pasó de invitar a las plataformas y al cine tradicional a no canibalizarse ni odiarse, sino a trabajar mancomunadamente.

Ahora podría hacer lo mismo pero en una nueva discuisón en pro de no generar barreras en un idioma que, a pesar de algunas diferencias culturales, se puede disfrutar entre el público de México, España, Colombia o Perú, sin necesidad de una intervención con subtítulos específicos.

«Me parece muy ofensivo para el público español el que Roma la hayan subtitulado con castellano español», dijo Cuarón en Nueva York. Para él es ridículo y extraño. «A mí me encanta ver, como mexicano, el cine de Almodóvar y yo no necesito subtítulos al mexicano para entender a Almodóvar», añadió en diferentes medios internacionales.

En un comentario publicado en el diario español El País el secretario general de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), el venezolano Francisco Javier Pérez, entidad que agrupa a las 23 instituciones que vigilan el buen uso del idioma.

“No tiene sentido. Hay voces regionales, coloquialismos, que algunos son conocidos y otros no, pero en ningún caso impiden que entendamos lo que estamos viendo. Incluso se llega a poner subtítulos iguales a lo que se dice, con lo que el sinsentido es doble”, explicó Peréz, para quien la discusión es necesaria y planta un precedente de análisis.

Es cierto que en España se doblan las películas a su idioma y muchas generaciones crecieron sin conocer la voz original de actores como Al Pacino o actrices como Faye Dunaway, pero poco a poco y con los años esa dinámica ha evolucionado para dar paso a funciones en idioma original, lo que implica un primer paso para vivir una experiencia posiblemente más realista de la situación que desarrolla una película, una serie o un personaje frente a la cámara.

‘Roma’ tiene una esencia emocional y un reconocimiento cultural muy fuerte. No se trata de una historia mexicana para el mundo, sino que es una trama emotiva y que conecta con cualquier espectador en cualquier país, recalcando elementos culturales y vivencias específicas convertidas en una película. La textura de la voz, el ritmo y las palabras dichas frente a la cámara tienen una potencia especial que, posiblemente, el subtítulo con otros conceptos, puede romper la conexión que pretende conseguir la película.

“Es la primera vez que veo que se traduce en el cine de una modalidad del español a otra, porque los subtítulos traducían lo que decían los personajes, no lo transcribían”, dijo también en el diario español el filólogo Pedro Álvarez de Miranda, para quien esa decisión refleja “una falta de confianza en los espectadores y su capacidad de comprensión”.

Alguna vez en la televisión colombiana se vio una versión de la película argentina ‘El hijo de la novia’ que estaba doblada al español neutro, lo cual en su momento fue una molestia, pues siempre se habían visto programas argentinos o transmisiones de fútbol desde ese país sin que eso afectara la recepción de la audiencia. Ahora es casi imposible ver una película extranjera en su idioma original (casi todas llegan dobladas), pero lo de los subtítulos de ‘Roma’ alerta acerca de un insólito y preocupante fenómeno. 

Como contraste, en el blog español Espinof, dedicado a series de Tv y cine, Kiko Vega escribió que en favor de la decisión de subtitular la película cabe recordar que a veces no está de más pensar en la gente que no oye bien o que no pueda entender bien algunos términos locales. Y otras veces es una mezcla de oído y deficiencias técnicas.

“Yo soy español y tuve que ver ‘Atún y chocolate’, la película de Pablo Carbonell, o ‘Grupo 7’, del prestigioso Alberto Rodríguez, con subtítulos en castellano. Y si hubieran sido en mexicano también lo habría entendido mejor que sin ellos.

“No te enfades tanto, Alfonso. Los que habitualmente compramos cine de importación sabemos que no hay nada más apetecible que unos buenos subtítulos latinos en el bluray de turno, pero no nos habíamos parado a pensar en la posibilidad de ofender a un cineasta por intentar hacer su obra más accesible”, recalcó Vega en Espinof.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *