La magia del cine mudo

El cine el séptimo arte que revolución al mundo, tuvo varios momentos esenciales en su desarrollo. Es por eso que traeremos de nuevo esos instantes en que este arte dijo presente ante las sociedad. El cine mudo es la reproducción de pura imágenes y escenas, pero no tiene sonido ni diálogos, ese juego de sincronización que conocemos hoy en día no existía para la época. El cine mudo comenzó en el año 1888 y finaliza a aproximadamente en el año 1929 aunque no se tiene una fecha exacta la emoción del cine mudo estuvo durante unos 40 años llenando las salas de cine con mucha emoción.

Si bien es cierto que el cine mudo tuvo mucho que ofrecer al público de aquella época siempre estuvo la idea de poder fusionar estos dos elementos, imagen y voz. Pero no es sino hasta 1927 con el estreno del film El Cantante de Jazz que este sueño se hizo realidad y desde ese momento el cine mudo fue desapareciendo poco a poco. La invención de la cámara proyectora de los hermanos Lumèrs hizo que el trabajo fuera más ameno para todos aquellos que querían experimentar con el cine.

Se conoce que la primera película muda fue por Louis Le Prince en 1888 con una duración de 1,66 s., se tituló La escena del jardín de Roundhay. Tras la búsqueda de distintas técnicas para hacer los film más largos, para para principios del siglo XX se podría decir que el séptimo arte se estaba consolidando. El cine mudo es esencial para comprender el cine actual ya que hoy en día se puede hacer todo en digital, en el siglo XIX y XX era muy complejo llevar esto a la acción, la falta de sincronización de la imagen con el sonido.

Lastimosamente el cine mudo callo cuando el cine sonoro comenzó a desplegarse por la empresa cinematográfica, haciéndole muy mala propaganda a este debido a sus inicios primitivos, entre esos los carteles que muchas veces aparecían para aclarar alguna escena del film o algún subtitulo que era relevante para los personajes, pero quizás lo que acabo con este cine, fue el logro de sincronizar la voz con la imagen, ya que para el cine mudo el se necesitaba de una orquesta en vivo.

María Sequera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *