Madame Satã

Madame Satã en la dirección y guión de Karim Ainouz fue estrenada en el 2002 en su género drama esta película está basada en la vida real de Madame Satã una personalidad brasilera que vivía en un barrio llamado Lapa de Río de Janeiro, barrio que estaba rodeado por ladrones, prostitutas y artista.

João Francisco dos Santos mejor conocido como Madame Satã era un artista muy importante para el imaginario brasileño, fue un gran capoerista y dueño del carnaval de Rio de Janerio por mucho tiempo, vivió entre 1900 y 1976 lo que le permitió ser parte de una vida nocturna muy activa.

La película está basada en su personalidad, volátil, extrovertida y bondadosa aun cuando tuvo una vida muy dura, ya que nació en una familia de esclavos con diecisiete hermanos, João fue intercambiado por sus padres a una edad muy temprana debido a la pobreza en la que vivía. Su nueva familia se estableció en Rio de Janeiro en donde paso el resto de su vida. João estuvo marginado mucho tiempo durante la sociedad, por ser negro, homosexual y analfabeta.

No obstante, el ritmo de su vida lo fue creando gracias a su manera de ser, ya que era un ser abierto y carismático y eso le permitió adentrarse en el mundo de las artes del carnaval. Comenzó como guardia de un prostíbulo. Su trabajo era cuidar a las prostitutas para que no fueran víctimas de violaciones por los asistentes a lugar. En este film vemos como João (Madame Satã) era víctima de la violencia policial ya que su “condición” de homosexual y negro era puntos de enfrentamientos para la policía. Este personaje busca defender a sus amistades y compañeros en todo momento de los atropellos que vivían.

Madame Satã, estuvo varias veces en la cárcel, a pesar de su buen carácter y su bondad, tuvo que enfrentar a la policías en mucha ocasiones lo que lo llevo a golpear, maltratar y matar a viarios de ellos. La película no se aleja de la realidad que vivió Madame Satã. Fue un hombre que revoluciono las calles del barrio Lapa, por su gran trabajo sobre la defensa de los pobres, negros y sobre todo homosexuales, muestra de manera explícita el sueño de João por ser una estrella.

Este film de Karim Ainouz es el espacio perfecto para cuestionarse la vida desde un punto de vida social muy bajo, sin ningún futuro establecido por la sociedad, João debe reinventarse su existencia en la sociedad brasileña. Estaba condenado a ser marginado toda su vida, y aunque la sociedad quiso callarlo y sancionarlo varias veces por defender su derecho a la vida. La historia y el imaginario brasileño le dieron su lugar en los carnavales de Rio de Janeiro. Convirtiéndose en pionero de muchas identidades famosas. En este film miramos como la sociedad está hecha para pisotear por patrones establecido a todos aquellos que son diferentes a lo que se cree por civilización, pero, no es buena para reconocer fuera del sistema, a aquellos que son capaces de volcar su propia historia. Aunque siempre estuvo rodeado de pasos negativos, su sueño de ser una importante Drak Queen fue parte de ese proceso por enfrentarse a una sociedad viciosa a lo diferente.

La mirada de este film invita a adentrase en cómo era parte de la cultura brasilera para aquel entonces, donde su proceso de liberación de esclavos fue muy distinta a otros países Latinoamericanos, y donde para los años 20, 30 y 40, el nivel de prostitución, adicción y otros vicios era muy común en los barrios brasileños. Sin embargo, la voz de Madame Satã nos permite mirar como la discriminación lo acompaño a él y a otros/as a lo largo de toda su vida.

​María Sequera

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *