Películas alemanas que creemos que son de producción estadounidense.

 

Por María José Sequera Escobar

Estas son solo algunas de las producciones que el cine alemán dejó en nuestra pantalla y que por alguna extraña razón creemos que son de producción estadounidense. La primera de ellas es El tambor de hojalata, estrenada en 1979 es una producción alemana, francesa, polca, bajo la dirección de Volker Schlöndorff, es la historia de un niño llamado Oskar que vine al mundo 1924, la aventura comienza cuando en su tercer cumpleaños Oskar pone fin brutalmente a su crecimiento físico. Ese día le regalan, como le habían prometido cuando nació, el primero de los tambores rojiblancos a los que permanecerá fiel durante toda su vida. Pasan los años y conserva su estatura de niño. Tocando su tambor puntea rítmicamente todos los acontecimientos, grandes y pequeños, que rodean su existencia. Oskar pone el mundo patas arriba y se desprende alegremente de cualquier responsabilidad, sin poder escapar a las terribles cuestiones del sexo y la muerte.

La segunda película es La Ola (2008), es hecha en Alemania bajo la dereción de Dannis Gansel la obra está basada en el interés de dos jóvenes y la atración que sienten por las ideologías totalitarias. Aunque no es un contexto nazi sino contemporáneo la obra de Gansel gira alrededor de Rainer Wenger, un carismático profesor de instituto que ansiaba dirigir un proyecto educativo en torno a la anarquía; un profesor se le ha adelantado, y debe conformarse con abordar en su clase la autarquía. Relacionándolo con el surgimiento de dictaduras, el fascismo y el nazismo.

La vida de los otros (2006), bajo la dirección de Florian Henckel von Donnersmarck, es una producción con el sello alemán, cuenta la historia sobre los días oscuros que vivió Alemania oriental, siendo así una mirada a su doloroso pasado. Georg Dreyman es un prestigioso escritor de la RDA. Aunque no simpatiza con el opresivo régimen comunista, es un ‘animal político’ que se les arregla para sobrevivir congraciándose con las autoridades, y no significándose demasiado. Así, se le permite cierto margen a la hora de expresarse, y no se le reprocha su amistad con algún elemento intelectual claramente disidente.

Good Bye Lenni! (2003), es una producción de Wolfgang Becker, y versa sobre la historia de luego de 1989, la caída del muro de Berlín y lo que le pasa a Christiane Kerner luego de despertar de un coma en la Alemania del Este. Como Christiane debe guardar cama, mantendrá a toda costa la ficción de que las cosas siguen como antes, incluso con nuevos logros del paraíso socialista. Pero claro, resulta difícil conseguir productos que ya no se fabrican, y que han sido sustituidos por marcas procedentes del mundo capitalista; y los telediarios y programas televisivos son muy diferentes a los de antaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *